Tipos de Moralejas

Algunos tipos de relatos tradicionales, como la fábula y los enxemplos tienen un fuerte propósito didáctico, es decir, siempre quieren dejar una enseñanza. Como la enseñanza suele ser ética, la llamamos “moraleja”. En este video nos proponemos exponer una clasificación de las mismas según el criterio más difundido, que tiene que ver con su carácter expreso o tácito.
1 calificación
Comentarios y Preguntas
Contenido

Tanto en las fábulas como en los enxemplos medievales aparecen enseñanzas que conducen a señalar un camino moralizante en términos de lo correcto, o lo apropiado.

La moraleja es la enseñanza que se desprende de estos tipos de relatos que acabamos de mencionar.

Uno de los criterios más extendidos de su clasificación es el siguiente:

A) Moralejas explícitas: Son aquellas que aparecen por escrito, generalmente hacia el final del relato, pero también pueden estar al principio. Damos como ejemplo la siguiente sentencia: “A las cosas buenas encomendáos y de las esperanzas vanas apartáos”, perteneciente al enxemplo de doña Truhana, que se puede encontrar en El libro del Conde Lucanor y Patronio. Esta moraleja es una idea que cierra la conducta de la historia narrada, que siempre ilustra aquello que se quiere explicar.

B) Moralejas implícitas: En el caso de que la historia sea lo suficientemente ilustrativa, a veces ocurre que la moraleja no aparezca por escrito, ya que se desprenden fácilmente del relato y resultaría una obviedad remarcarla expresamente. La moraleja sigue estando, pero no por escrito, por eso las podemos llamar también “tácitas”.

De esta manera, siempre que nos encontremos frente a un relato didáctico, vamos a encontrar alguna de estas formas de moraleja; que –expresa o no- siempre va a estar presente.

noemi Entre un alto y fuerte muro y un huevo que se rompe contra él, yo siempre permaneceré del lado del huevo. Sí, sin importar cuánta razón tenga el muro o equivocado esté el huevo, permaneceré a su lado"...
noemi Entre un alto y fuerte muro y un huevo que se rompe contra él, yo siempre permaneceré del lado del huevo. Sí, sin importar cuánta razón tenga el muro o equivocado esté el huevo, permaneceré a su lado"...