Paraguay: 1811. Independencia de Paraguay I

La Independencia de Paraguay constituye una de las fechas patrias más relevantes celebradas todos los años, en recuerdo de lo sucedido entre el 14 y 15 de mayo allá por el año 1811. Educatina les presenta un resumen interesante sobre el desarrollo de este proceso independentista.
3 calificaciones
Comentarios y Preguntas
Contenido

Continuaremos estudiando la interesante historia de Paraguay y en este caso, analizaremos los motivos por los cuales, cada 14 y 15 de Mayo, se celebra el Día de la Independencia de Paraguay.

De esta manera, repasaremos los hechos más importantes que condujeron a la Declaración de la Independencia de Paraguay, en 1811.

El movimiento independentista paraguayo, surgió naturalmente, entre otras causas, por la temprana formación de un fuerte y consolidado espíritu nacional.

La Declaración de la Independencia de Paraguay, en 1811, se promulgó no solo respecto a España, sino, mayoritariamente, en oposición al Gobierno de Buenos Aires, siendo esta la Capital del Virreinato del Río de la Plata, del que Paraguay, era Provincia.

La historia cuenta, que uno de los grandes problemas de Paraguay, era su ubicación geográfica, siendo esta, reprimida a la hora de expandirse, a causa de intereses portugueses, más que nada, hacia la zona norte.

Sumado a esto, Buenos Aires se encargaba de controlar todos los envíos marítimos hacia Asunción, con lo cual, Paraguay se encontraba limitada en varios aspectos, desde territoriales, hasta económicos.

Es así, que estando Paraguay, lejos de las principales zonas portuarias, sufría la imposición de altos impuestos, a la hora de comerciar por mar y además, debía exportar, casi obligatoriamente, sus productos, por lo cual, se estaba convirtiendo en un país pobre.

Un hecho fundamental para lo que fue la Independencia de Paraguay, tuvo lugar en el año 1808, cuando en Europa, las tropas de Napoleón Bonaparte, tomaban España, derrocando y encarcelando a su Rey, Fernando VII (1784 - 1833) y posteriormente imponiendo en el trono, al hermano de Napoleón, José Bonaparte (1768 –1844).

Durante el periodo dominado por José Bonaparte, España y su sistema colonial, entraron en crisis, a causa de las pocas y malas decisiones tomadas por el hermano de Napoleón, quien conduciría a su país hacia la ruina y quien, a su vez y sin buscarlo, despertaría en America, las ansias de independencia.

De esta manera, en America por ejemplo, un 25 de Mayo de 1810, el Cabildo de Buenos Aires, dirigido por su Virrey, formaba su Primer Gobierno Patrio (Ver: parte I y parte 2), siendo este, el primer paso americano hacia la independencia de la Corona de España.

Para controlar Paraguay, los miembros de Buenos Aires, van a elegir a José de Espínola y Peña, para ser el Portavoz oficial en Asunción.

Pero, lamentablemente, José de Espínola y Peña no era bien querido por el pueblo paraguayo, por lo cual, luego de ciertos acontecimientos desfavorables para su persona, este debió huir nuevamente hacia Buenos Aires.

Una vez en Buenos Aires, José de Espínola y Peña decide, con mal ingenio, mentir acerca del apoyo porteño en Paraguay, lo cual desemboca en el envío de más tropas al norte, de la mano de Manuel Belgrano (1770 – 1820).

Dichas tropas serán brutalmente atacadas en Paraguay, aunque, viendo lo acontecido, ambos Jefes de ejércitos, es decir, el de los porteños y el de los paraguayos, van a decidir aunar opiniones y decretar la paz entre sus tropas.

Sin embargo, todo este enfrenamiento, despertó en el Gobernador, Bernardo de Velasco (1765 – 1822), cierto miedo de lo que podía suceder, con lo cual, tomaría, tiempo después, ciertas medidas que conducirían a un nuevo final para Paraguay.