Elipsis en la Coordinación

En este video haremos foco en un fenómeno particular dentro de la coordinación: la elipsis como omisión de elementos.
4 calificaciones
Comentarios y Preguntas
Contenido

En esta oportunidad vamos a hablar de la elipsis en la coordinación. Primero que nada vamos a definir este término: llamamos a elipsis cuando omitimos un elemento o una palabra. .Es muy común su uso en la coordinación, porque es producto de la distribución de la información. Recordemos que la distribución de la información tiene que ser coherente a ambos lados del nexo, y por ello existe un equilibrio semántico y uno pragmático (para repasar este tema pueden ver el video de coordinación). Además del equilibrio pragmático y semántico, se requiere un equilibrio léxico. En este caso, se refiere a tener palabras relacionadas, no necesariamente la misma palabra. Mediante la elipsis, obtengo como resultado un desequilibrio léxico. Entonces, vamos a tener otra distribución de la información: no vamos a tener lo mismo a la derecha que a la izquierda.

En la coordinación tengo un miembro A que es la oración y un miembro B unidos por un conector. Si en B en lugar de tener información nueva, tengo información que debo retomar de la anterior, entonces se trata de una información que ya no es nueva sino anterior, por eso es lógico que la elida. Veamos una serie de ejemplos para comprender mejor este tema:

El primer día visitaron los museos y el segundo, las ruinas.

Primero que nada, marcamos el conector y las dos oraciones que tenemos: la primera es “El primer día visitaron los museos” y la otra “el segundo, las ruinas”, ambas unidas por el conector “y”. Veamos el equilibrio. Por un lado, tenemos equilibrio semántico: primer día y segundo y museos y ruinas. En cuanto al verbo, tenemos en que está en la primera oración pero no en la segunda. En este caso, la “coma” nos demuestra que hay una elipsis del verbo, por lo tanto, si bien el equilibrio está roto, si estuviese el verbo, se mantendría.

Alicia compró café en la tienda y Pedro, en la feria.

En este caso, tenemos la primera oración “Alicia compró café en la tienda” y la segunda “Pedro en la feria”. Ambas oraciones se encuentran unidas por el coordinante “y”. Hay un equilibrio semántico (“tienda” y “feria”) y un equilibrio pragmático. Pero vemos que en la segunda oración, retomamos información vieja que es “compró café” y que en su lugar, aparece una “coma”. Gracias a la coordinación entendemos la oración por más de haber elidido tanto el verbo como el objeto directo.

¿Llamo yo o llaman ustedes?

En este caso, tenemos un conector disyuntivo “o” que une las oraciones “Llamo yo” con “llaman ustedes”. Tenemos un mismo equilibrio léxico con el verbo y a ambos lados tenemos pronombre. Vemos entonces que en este ejemplo no hay elipsis pero sí un equilibrio léxico.

¿Llama él o nosotros?

En este ejemplo también tenemos dos oraciones unidas por el conecto “o”: “llama él” y “nosotros”. Pero a diferencia del caso anterior, no tenemos un equilibrio léxico, porque en la segunda oración está elidido el verbo, pero no por ello se pierde el sentido. Frente al conector, se retoma el verbo de la información que ya se dijo en la primera oración. Por lo tanto, hay elipsis y hay desequilibrio léxico.

Ramon Ro si fuera rico les donara sin dudar pero soy pobre :( espero y cuando me gradúe de la universidad recuerde de donde aprendí lo que se y recuerde este comentario aunque se que es poco ese acto para lo mucho que e aprendido, de mas no queda darle las MIL GRACIAS (y) son lo máximo!
manuel ortega mato una propietaria debe 20 recibos de comunidad, se le ha ofrecido la presidencia de la comunidad para poder pagar las cuota de comunidad, esta comunidad no tiene administrador, por lo tanto tiene que hacer el cobro personalmente etc. etc.etc. Pero tiene la ayuda incondicional del vicepresidente.
hace 11 meses - Responder | Me Gusta (0) | Reportar abuso