Verbos Copulativos

En este video nos dedicaremos exclusivamente al estudio de los verbos copulativos. Aprenderemos por qué se denominan así, cómo funcionan a nivel oracional y cómo se relacionan con las demás construcciones dentro de la oración.
7 calificaciones
Comentarios y Preguntas
Contenido

En esta oportunidad vamos a hablar de los verbos copulativos. Estos verbos identifican al sujeto con una clase semántica dada por un atributo que va a estar señalado en el predicativo subjetivo. Además, no expresan acción o condición, es decir, no se va a llevar nunca en acción; no va a haber nunca un objeto directo, por ejemplo. Lo que tratan de hacer es igualar la construcción sujeto con el predicado. Los verbos copulativos más comunes son: ser, estar, parecer, resultar y yacer. Veamos una serie de ejemplos para tratar de comprender mejor este tipo de verbos:

El examen parece sencillo.

El verbo es “parecer” y está en tercera persona del singular; el sujeto es “el examen” y “sencillo” es el predicativo subjetivo obligatorio. Es obligatorio porque está regido por un verbo copulativo. No hay acción sino algo que está tratando de igualar la idea de examen con la sencillez. De manera que sería lo mismo que decir: examen = sencillo, siendo que “sencillo” es atributo que se quiere igualar semánticamente a examen. No estamos diciendo que el examen es sencillo sino que lo parece, ahí radica la diferencia.

Parecías nervioso.

En este caso, el sujeto es tácito: tú. “Parecías” es el verbo en segunda persona del singular y “nervioso” es el predicativo subjetivo obligatorio.

El día fue lluvioso.

“El día” es el sujeto, el “fue” es el verbo copulativo y “lluvioso” es el predicativo subjetivo obligatorio. Es decir, igualamos semánticamente el sujeto oracional con la clase semántica que el atributo está predicando, por eso podemos simplificar esta oración como: día = lluvioso. Además, esto hace que concuerde en género y número con el sujeto.

El libro es nuevo.

“El libro” es el sujeto, “es” verbo copulativo y “nuevo” es el predicativo subjetivo obligatorio.

La habitación está vacía.

“La habitación” es el sujeto, el verbo es “estar” y el predicativo es “vacía”. Como es verbo copulativo, podemos decir: habitación = vacía.

Ellos estarán cansados.

El verbo “estarán” está en futuro, “ellos” es el sujeto y “cansados” el predicativo subjetivo obligatorio. Ellos = cansados.

El rey yacía muerto.

Yacer no es un verbo muy típico. En este caso tenemos: sujeto “El rey”, verbo copulativo “yacía” y predicativo subjetivo obligatorio. Rey = muerto

La cena resultó exitosa.

El sujeto es “La cena”, “resultó” es el verbo copulativo y “exitosa” el predicativo subjetivo obligatorio. Este último concuerda en género y número con el sujeto de la oración. Cena = exitosa.

Los verbos copulativos entonces, pueden aparecer en todos los tiempos, modos y formas verbales. Estos verbos además piden y necesitan al predicativo subjetivo, el cual concuerda en género y número con el sujeto.