Locuciones Adverbiales

En este video aprenderemos las locuciones adverbiales. Veremos qué significan las mismas, cómo se forman y cómo funcionan. Haremos una tipología, similar a la de los adverbios y lo aplicaremos a ejemplos en oraciones para ver su funcionamiento.
3 calificaciones
Comentarios y Preguntas
Contenido

En esta oportunidad vamos a hablar de las locuciones adverbiales. Una locución es una unión estable de dos o más palabras que forman un significado nuevo. Es decir, cada palabra tiene un significado pero cuando esas palabras se juntan para formar una locución, van a tener un significado nuevo. Además, las locuciones desempeñan la misma función que un adverbio solo, por lo tanto dentro de la oración van a ser circunstanciales.

En cuanto a su clasificación, al igual que con los adverbios existen distintos tipos de locuciones: locuciones de tiempo, de modo, de lugar, de duda, de cantidad y de afirmación o negación. Ahora bien, para saber cómo identificar este tipo de locuciones, tenemos que ver una serie de ejemplos para entenderlo mejor. Tendremos por lo tanto que identificar las siguientes locuciones adverbiales: como si nada, a lo lejos, ni más ni menos, de veras, a oscuras, en verdad, poco a poco, en mi vida, al amanecer, de noche, desde luego y de vez en cuando.

Al amanecer miré a lo lejos y vi formas extrañas en el horizonte.

En esta oración, como estamos hablando del horizonte, podemos usar la locución de tiempo “al amanecer”. Y como el horizonte no está cerca, colocamos “a lo lejos”, que es una locución de lugar.

Puedes contar con nosotros, desde luego.

En este caso, vamos a usar “desde luego”, que es una locución adverbial de afirmación. Sería como decir “sí”, aunque “luego” se suele usar temporalmente.

Compramos lo suficiente, ni más ni menos.

Este ejemplo utiliza la locución adverbial de cantidad “ni más ni menos”.

Nos quedamos hablando como si nada y se hizo de noche.

En el primer caso usamos la locución adverbial “como si nada” que es de modo, y luego la locución de tiempo, “de noche”.

En mi vida vi cosa tan fea y triste, de veras te lo digo.

La locución adverbial “en mi vida” funciona como una negación, ya que podemos reemplazarla por “nunca”. La otra locución que utilizamos es “de veras”, ya que está reafirmando la realidad, por lo tanto es una locución adverbial de afirmación.

No podía ver a oscuras así que poco a poco fui buscando de donde agarrarme.

Como tenemos la ayuda de que no podía ver, utilizamos primero la locución adverbial de modo “a oscuras”. Luego, la locución adverbial “poco a poco” se refiere tanto a una cantidad como también a un modo (sería como decir “despacio, sin prisa”), por lo tanto podría clasificarse como cualquier a de las dos locuciones.

De vez en cuando, en verdad trato de tomar una siesta por la tarde.

Ambas locuciones, en el orden que sea, quedan bien. Tal como lo colocamos en el ejemplo, “de vez en cuando” es una locución adverbial de tiempo y “en verdad” lo es de afirmación.