Dimensión Social del Hombre

La sociedad constituye la esencia del ser humano. Veremos como la dimensión social del hombre se abre paso dentro de la caracterización de la raza humana.
2 calificaciones
Comentarios y Preguntas
Contenido

Recordemos, como hemos estudiado en ocasiones anteriores, que el hombre cuenta con un aspecto o dimensión espiritual y a su vez, con una dimensión social y otra individual.

Por eso mismo, si nos referimos exclusivamente a su dimensión social, tendremos que antes repasar su dimensión individual, que significa el conocimiento y desarrollo de las cualidades positivas del individuo, para lograr, en primera medida ser un buen hombre, y en segundo lugar, ser un buen ciudadano, lo que correspondería también, a dicha dimensión social del ser humano.

Así mismo, y como hemos dicho en otras ocasiones, uno no puede como ser humano, crecer y desarrollarse correctamente, sin el contacto con el otro, aun si ese otro fuese un solo individuo a nuestro lado.

Un ejemplo podría ser el dejar a un niño recién nacido en una isla desierta, y luego de años comprobar que este no ha podido sobrevivir, ya que es claro que en los primeros años de vida, al menos la raza humana, precisa del otro, tanto física como psicológicamente, para desarrollarse de manera correcta.

Por esto mismo, ya sea un recién nacido, un anciano enfermo o un adulto en pleno desarrollo, cada uno necesita de algo y alguien mas, siempre, para poder incrementar positivamente su dimensión social e individual, ya sea a través de personas, de libros, de palabras, de maestros, etc.

En relación a esto, diremos que dichas cualidades son las referidas a la dimensión social del hombre, ya que, como esta determinado, el hombre es un “ser” social, lo cual es inherente a él. Es por esto, que en el proceder de su vida social, irán entrenado en juego comportamientos sociales que regirán su conducta en sociedad.

Finalmente, concluiremos en que el hombre cuenta con una dimensión individual, en cuanto a su personalidad, y es esta personalidad correctamente desarrollada, la que influirá en su otra dimensión, es decir, la social.