Sandro Boticelli

Pintor italiano, figura importante del “quattrocento” italiano. Recibió varios encargos de mecenas, tratando temas paganos y religiosos a la vez. Compartió taller con Leonardo da Vinci. Compuso varias pinturas que están consideradas como obras cumbres de la edad de oro renacentista.
3 calificaciones
Comentarios y Preguntas
Contenido

Sandro Botticelli (Florencia, cerca de 1445 – Florencia, 17 de mayo de1510), llamado realmente Alessandro di Mariano di Vanni Filipepi, fue un artista italiano.

“La adoración de los magos” (1467) es una pintura realizada sobre madera al temple en donde podemos observar como este aprendiz de Filippo Lippi, uno de los artistas más destacados del renacimiento temprano, realiza contornos muy delicados, con una expresividad bastante marcada en las posturas de los distintos personajes, en los contrastes de luces y sombras y en la delicada ejecución de los distintos cuerpos humanos y también de los fondos, contrastados con escenas sumamente pobladas.

“Madonna y el niño” (1470) es una pintura realizada al temple sobre madera. El temple es una técnica que utiliza clara de huevo (usada como aglutinante) y ciertos minerales y tierras pigmentadas de distintas zonas geológicas para realizar una mezcla adecuada y poder aplicarla sobre la madera. La mayoría de las obras de Sandro Botticelli están realizadas con la técnica del temple sobre tablas sobre madera. Puede observase una cierta desproporción en la figura humana, pero también una magistral ejecución del temple, técnica bastante difícil que los artistas del primer renacimiento supieron aprovechar y explorar.

“Retrato de Giuliano de Médicis” (1478) es una tabla al temple en la que se representa a uno de los miembros de la familia Médicis con un gesto fuerte y sombrío, mirando hacia abajo. Se muestra un espacio bastante estrecho, con una ventana que se abre el fondo y una pequeña tórtola que se posó sobre una rama seca. Representa la muerte de Giuliano de Médicis, quien fue asesinado por miembros de la familia Pazzi, una familia rival. Otros expertos afirman que el gesto de Giuliano expresa su dolor y su tristeza por la muerte de uno de sus amores platónicos, Simonetta Vespucci. Se conocen alrededor de cuatro versiones de este cuadro, atribuidas a Sandro Botticelli.

“La primavera” (1478) fue un encargo para la casa de Lorenzo de Médicis en Florencia. Se trata de una de las prácticas más comunes de Sandro Botticelli, la mezcla de temas paganos, pertenecientes a la mitología grecorromana, con temas religiosos. El fondo de árboles enmarca de una manera simple una escena que cuenta distintas historias a la vez. Identificamos a Venus, la diosa del amor, en el centro de la escena. A la derecha vemos a Céfiro, uno de los vientos, que atrapa a la ninfa Cloris, y ésta, al ser tocada por Céfiro, empieza a arrojar flores por la boca para convertirse en la diosa Flora, diosa de la vegetación y de las flores. A la izquierda de Venus se encuentran las tres gracias, ayudantes de la diosa: Castitas, de espaldas, Pulcritudo, a la derecha y Voluptas, a la izquierda. Sobre Venus se observa a Cupido, quien lanza una de sus flechas, la cual impacta en Castitas. A la izquierda se encuentra el dios Mercurio, mensajero de los dioses, quien representa en este cuadro la conexión entre la tierra y el cielo. En esta obra se narra la idea del amor platónico, que comienza con un amor terrenal representado por Céfiro y Cloris, y desenlaza con la mirada que lanza una de las ninfas a Mercurio, mirada idealizada y contemplativa, idea principal del amor platónico.

“El nacimiento de Venus” (1485) es una pintura que nos muestra a la diosa del amor llegando a Citerea, una de las islas que se le ha atribuido en la mitología grecorromana a esta diosa. Llega en una concha, arrastrada por el soplo de Céfiro y de su amante Cloris, quien riega con una serie de flores el paso de la diosa. Flora, la diosa de las flores y de la vegetación, la recibe con una manta perfectamente decorada, así como su vestido, lleno de tocados de flores y de detalles bastante minuciosos que recuerdan a la pintura flamenca. Es una composición inteligente y muy bien preparada. El fondo no fue resuelto simplemente con vegetación, como era tradición, sino que Botticelli genera líneas compositivas muy interesantes, como la línea del horizonte, las líneas curvas que componen el cuerpo de Venus, las verticales que proponen los árboles del fondo, la línea curva de la manta y las diagonales que proponen Flora, Céfiro y Cloris.

“El retrato de Dante Alighieri” (1495) es una de las imágenes más recordadas de Botticelli, ya que se trató de uno de los escritores más famosos y reconocidos de la transición entre el Medioevo y el renacimiento. Una de las obras más importantes y afamadas de Dante Alighieri es “La Divina Comedia”.

“La historia de Lucrecia” fue realizada cerca de 1504. Cuenta el mito que Lucrecia, esposa de Colatino, luego de haber sido violada por Sexto, el hijo de Tarquino el soberbio, se suicidó con un puñal, provocando la revuelta que llevó a la caída de la monarquía en Roma. En esta pintura podemos ver a Lucrecia postrada como una heroína en el centro de la composición. Se observa una perspectiva mucho más elaborada, en donde se siguen los cánones del punto de fuga y los conceptos de representación arquitectónica y espacial que fueron tan fuertes ya entrado el renacimiento.

Por algunos cambios políticos en Florencia, hacia el año 1497 el gobierno de la ciudad hace una hoguera muy importante en donde son quemadas varias pinturas de Botticelli y toda una serie de elementos que se relacionaban con los Médicis, acontecimiento en el cual se perdieron manuscritos y obras de arte muy importantes relacionadas con esta familia de mecenas.

Alexander Maya Muy interesante... gracias...
Боксер Красивый Боксер ta mui interesante .... muxas grasias.....:)
Jorge Muy interesante Realmente una clase magistral de la historia del y sus principales y eternos protagonistas Gracias!!!!