Hieronimus Bosch El Bosco

Pintor de los Países bajos, nació en una familia dedicada a la pintura. Realizó varias obras con temas religiosos, moralizantes y apocalípticos. El universo de imágenes creado por el artista Neerlandés se compone de personajes, paisajes y situaciones oníricas, proponiendo un estilo particular que influyó posteriormente en muchos artistas modernos.
5 calificaciones
Comentarios y Preguntas
Contenido

Hieronymus Bosch (El Bosco) (Bolduque, 2 de octubre de 1450 – Bolduque, agosto de 1516) debe su apodo a que varias de sus obras permanecen hoy en día en España.

Llamado originalmente Jeroen Anthoniszoon van Aeken, al morir su padre en 1480 latinizó su nombre.

“La extracción de la piedra de la locura” (1475-1480) es un óleo sobre tablas. El Bosco no fechó ninguna de sus pinturas y muy pocas fueron firmadas, por lo que varios historiadores le han atribuido algunas pinturas sin que él las haya pintado. En esta escena, aparentemente cómica, puede verse una operación al aire libre en donde se le está extrayendo a un sujeto la piedra de la locura. Es una especie de sátira, en la que la locura es producida por una pequeña piedra.

“La mesa de los pecados capitales” (h. 1485) es una pintura al óleo sobre madera en la que, en una narrativa muy interesante, El Bosco muestra pequeñas escenas en las que los pecados capitales son representados en un formato circular, con cuatro terminaciones en las esquinas. Es una pintura moralizante. El pintor pertenecía a una cofradía religiosa y era también miembro de la alta burguesía, por lo que tenía libertad de elegir las temáticas que trataba.

“El carro de heno” (1485-1490) es un tríptico, realizado en óleo sobre madera. Un tríptico es una pintura compuesta por tres partes independientes que se relacionan entre sí. A la izquierda está la creación de todos los seres y Adán y Eva en momento del pecado original, en el centro, una representación de la sociedad corrupta, en la que el carro de heno es la representación de los placeres y lujos de la sociedad, conducido por unos seres monstruosos hacia el infierno, representado a la derecha. Al cerrarse este tríptico, puede verse “El peregrino” (1500-1502), en donde se observa una alegoría del camino de la vida de una persona, rodeada de placeres, lujos y tentaciones así también como de peligros.

“Cristo cargando la cruz” (h. 1490) es un óleo sobre tabla en donde podemos observar la permanente caracterización de las expresiones humanas que El Bosco realizaba en sus distintas pinturas, en ocasiones personajes grotescos, en donde quería señalar la decadencia de la sociedad.

“Las tentaciones de San Antonio” (h. 1501) es un tríptico en el que, en tres escenas, se desarrolla toda una historia moralizante que narra los eventos de las tentaciones de San Antonio, conocidos por quien practique la religión católica. El Bosco empieza a ser un pintor bastante original, sobre todo en los detalles de sus pinturas. Al cerrar el tríptico puede verse una pintura un poco más monocromática, en blanco y negro y algunos ocres, en la que aparecen algunas representaciones ciertamente incoherentes, propias de los sueños, como personajes híbridos, entre demonios y personas, y animales y seres humanos.

“El juicio final” (h. 1500) es un tríptico en donde se ve el paraíso, el mundo actual con toda su decadencia social, y por supuesto la inevitable destrucción y el destino de quienes fueron pecadores en vida.

“La adoración de los magos” (h. 1500) es un óleo sobre tabla en el que presenta simplemente la adoración de los reyes magos o la epifanía.

“El jardín de las delicias” (h. 1500) es un tríptico de los más afamados y más ricos en detalles inmejorablemente citados por El Bosco. Con paisajes, elementos y seres extraños e imaginarios, nos presenta el tránsito de la humanidad desde la creación según la religión católica, el mundo actual, de placeres, lujo, orgías y todo tipo de placeres terrenales, y el trágico final infernal, de llamas y sufrimiento, proponiendo toda una serie de mecanismos, máquinas y seres absolutamente extraños, pertenecientes a una imaginación que le valdría ser uno de los artistas más originales de estos tiempos. En el panel izquierdo o en el edén pueden verse toda una serie de formaciones rocosas imposibles, que participan en un juego visual de animales y rocas que conforman rostros, algo que será retomado por Dalí. En el panel central, personas de todas las razas disfrutan en danzas muy alegres, totalmente desnudas. Por último, en el panel derecho, se ven seres compuestos de elementos, ciertamente imposibles y muy imaginativos que llaman al arrepentimiento de los pecadores.

Alexander Maya simplemente...GRACIAS...