Giuseppe Arcimboldo

Pintor italiano, creador de un estilo único adelantado a su época, fue de de gran influencia para los movimientos artísticos del siglo XX. Se conocen sus composiciones de frutas, flores, plantas y animales que configuran retratos de rostros y cuerpos humanos.
5 calificaciones
Comentarios y Preguntas
Contenido

Giuseppe Arcimboldo (Milán, 1527 – Milán, 11 de julio de 1593) es considerado uno de los artistas más creativos e influyentes en el desarrollo posterior de algunas vanguardias artísticas del siglo XX.

Uno de los pocos autorretratos de Arcimboldo data del año 1575 aproximadamente.

En 1563 realiza la serie de las cuatro estaciones. Son cuatro retratos, cada uno llamado como una estación del año. El retrato “Verano” está compuesto de pequeñas frutas, cuya cosecha se realiza en la época de verano, y de trigo, en la parte del torso o del cuello de lo que puede leerse como el perfil de una persona. El retrato “Primavera” está compuesto de múltiples flores y verde. Naturalmente indica el florecimiento propio de la estación. En “Invierno” la paleta de colores utilizada es fría. Un tronco de árbol hace las veces del cuello, la nariz, la boca y la oreja. Se ven algunas hojas secas, tallos y troncos y algún pequeño fruto. En “Otoño” se observan hojas de árboles y una paleta de color opaca y oscura. De esta manera, Arcimboldo se destaca por realizar composiciones complejas, con elementos distintos muy relacionados con el título y con el concepto de su pintura.

Otra serie que realizó en 1566 es la de los cuatro elementos. Podemos relacionar ésta con la de las cuatro estaciones: verano y fuego, invierno y agua, otoño y tierra y, finalmente, primavera con aire. En “Aire”, un pavo real y todo tipo de aves conforman lo que sería el perfil y el rostro del aire, en “Tierra” construye el rostro de la tierra con animales terrestres y en “Agua” el rostro está formado por peces y animales acuáticos.

En “Fuego” el perfil tiene cañones en su torso y las llamas hacen las veces de pelo.

“El bibliotecario” (1566) es un retrato formado mediante una muy buena composición de libros y de elementos relacionados con los que el pintor realiza tanto el brazo como el rostro del personaje. En ocasiones estos personajes pueden parecer caricaturescos pero, según registros históricos, son retratos de ciertos personajes específicos italianos del siglo XVI.

“El abogado” (1566) es uno de sus retratos más controversiales, en el cual lo que parece ser un pollo desplumado hace las veces de la nariz, ojos y cejas de este personaje, así como también una cola de pez y un pollo un poco más grande constituyen el resto de su rostro.

“El cocinero” (1570) es uno de los cuadros más interesantes de Arcimboldo, uno de sus cuadros invertidos. En él puede verse una especie de lechón muy bien servido, algún pomelo o toronja y verduras. También, las manos del cocinero destapando el plato. Si damos un giro de 90 grados a este cuadro, observamos que se trata de un retrato ciertamente macabro, en el una especie de pollo desplumado y el lechón hacen las veces del rostro, de los ojos y la nariz de este personaje, quien tiene también un casco metálico y una expresión en su rostro bastante particular y, de alguna manera, impresionante.

En “Figura sentada de verano” (1573) una cantidad de frutos y vegetales componen no sólo el rostro de lo que aparentemente es una persona, sino también el cuerpo, las piernas y las manos. Con su serie de composiciones vegetales, Arcimboldo

fue pionero y dio pie a la creatividad de artistas del siglo 20 como Dalí y otros tantos surrealistas europeos.

En “El hortelano” (1590) nos encontramos con otro de sus juegos visuales. Vemos un tazón con algunas frutas y verduras, aparentemente una simple naturaleza muerta. Pero al girar este cuadro en 90 grados, nos encontramos con el retrato de una persona.

“Flora” (1591) es una de sus pinturas menos ambiciosas pero mejor logradas. No ofrece demasiados elementos distintos, simplemente una serie de flores que, en su composición y en su compleja ejecución, deja ver la técnica y el desarrollo magistral del pintor.

“Vertumnus” (1590-91) es un retrato del emperador Rodolfo II, uno de los compradores permanentes de la obra de Arcimboldo. Es, hacia el final de su carrera artística, uno de los cuadros más ambiciosos, con un nivel de detalle muy importante y un gran parecido al personaje original.

Alexander Maya Inicialmente pensé que tales creaciones eran creación POSTMODERNA, muy interesante, gracias...
Luis oye cual es la pagina a la que debo ingresar para el curso de anime
hace 10 meses - Responder | Me Gusta (0) | Reportar abuso
Sergio Gomez junto al greco uno de los mas destacados MANIERISTAS
Sergio Gomez junto al greco uno de los mas destacados MANIERISTAS