Paul Cézanne

Pintor francés, conoció la obra de Velázquez y Caravaggio, hallazgo que marcaría toda su carrera. Luego de trasladarse a París para dedicarse a la pintura, abandonó gradualmente su academicismo explorando las nuevas corrientes del impresionismo. Sin embargo, su pintura evoluciona a tal punto que fue una importante influencia para el cubismo.
3 calificaciones
Comentarios y Preguntas
Contenido

Paul Cézanne (Aix-en-Provence, Francia, 1839 - Aix-en-Provence, 1906) Fue un artista francés. Recibió influencias del romanticismo, pues era admirador del artista francés Eugene Delacroix.

“Paisaje con molino” (1860) refleja su intención clasicista y academicista, ya que admiraba a artistas del renacimiento y del barroco. Cézanne quiso estudiar artes en París, pero por presión de su padre entró a la escuela de derecho, aunque luego se radicó en Provenza y en otras ciudades apartadas para dedicarse a la pintura.

En “Paisaje” (1867) su pincelada empieza a soltarse. En algunos puntos del cuadro se nota su despreocupación por los detalles y por la finalización de los mismos, una de las principales características de este artista. Si bien formó parte de los impresionistas, exponiendo en dos de sus salones, no fue muy bien recibido dentro del grupo. Fue predecesor de muchas de las corrientes contemporáneas más vanguardistas, como el cubismo, siendo una influencia muy grande para Picasso, Braque e incluso para André Derain.

“Paisaje de Provenza” (1870) tiene una paleta densa y oscura, y empieza a pensar en sus postulados geométricos, ya que condensa muchos de los elementos de sus paisajes en figuras geométricas básicas. Su pincelada empieza a ser bastante particular y se le empieza a calificar como uno de los impresionistas, pero luego, debido a sus críticas reiteradas, no volvió a formar parte de ese grupo.

“Camino de castaños en el Jas de Bouffan” (1871) muestra el lugar al cual Cézanne y una modelo llamada Hortense, que luego sería su esposa, se mudaron. Allí el pintor se recluyó para pintar. Cézanne vivió la mayor parte de su vida con una renta que le otorgaba su padre para dedicarse exclusivamente a la pintura.

En “Vida en los campos” (1875) observamos una clara muestra de su desinteresada pincelada y el estilo atmosférico y lumínico que empezó a caracterizarle. Fue un artista que se desinteresó por la vida social y bohemia de muchos de sus contemporáneos impresionistas y se recluyó en varias localidades apartadas de las grandes ciudades.

En 1975 pinta su “Autorretrato”. Fue amigo de Emile Solá desde muy pequeño, pero luego de que éste escribiera una novela titulada “La obra”, en la cual hablaba de un pintor fracasado, Cézanne se vio reflejado y pensó que su amigo de la infancia le hacía una burla directa, por lo que rompió su amistad con él y nunca más se volvieron a ver. Esto habla sobre la personalidad de este artista, ensimismado y un poco ermitaño.

En “Paisaje de ile de France” (1880) observamos la idea de Cézanne de simplificar las formas y de llevar a la síntesis del cubo muchas de las casas que pintaba en sus distintos paisajes. Fue justamente por una de las obras de Cézanne que un crítico francés, hablando de las obras de Braque y Picasso, llamó al movimiento “cubista”.

“Bañista” (1887) es un cuadro bastante afamado de Cézanne, en el cual trata una paleta clara o pastel, con una pincelada un poco más construida y unos trazos bastante fuertes, que luego Pablo Picasso tomaría como propios. El mismo Picasso se referiría a Cézanne como uno de sus principales maestros pictóricos.

“Los jugadores de cartas” (1890-95) ha tomado renombre últimamente ya que en el año 2011 fue adquirida por la familia real de Qatar por la suma de 250 millones de dólares, siendo hasta ese momento el cuadro más caro vendido en la historia del comercio del arte. Es una obra muy simple, con un tema bastante sencillo pero muy contundente. El manejo de la luz no es tan preciso como en otros cuadros, no podemos notar un foco de luz demasiado claro. Hay una atmósfera bien construida y un fondo plano que no deja mucha espacialidad en la tela. Los personajes que tienen el protagonismo del cuadro están bien iluminados y resueltos, en una paleta ocre sin demasiados contrastes y sin demasiados puntos de interés cromático ni lumínico.

A los 47 años de Cézanne, su padre muere y le hereda una estancia y varias propiedades, a las cuales se retira para dedicarse a pintar. “Monte Santa Victoria” (1906) es una de tantas telas con la misma temática. Cézanne, debido a un carácter apartado y ermitaño, se separó de su mujer hortensia, con quien tuvieron al final una relación bastante tormentosa, lo cual le llevó a recluirse cada vez más a pintar. Pero hacia el año 1895, gracias a otros amigos impresionistas, Cézanne logró organizar su primera exposición individual.

“El viejo jardinero” (1906) habla de un Cézanne mucho más decidido y maduro, con una pincelada muchísimo más suelta y, sobre todo, segura. Aunque no vivió los grandes acontecimientos sociales de la agitada París, centro del arte europeo de la época, sí estuvo en contacto con muchos de los artistas que le nutrieron, y él mismo fue influencia para muchos de ellos. Observamos una simpleza en el trazo y una paleta que lo caracterizó: ocre, muy reservada y sin demasiados contrastes pero con variedad de tonalidades.

Alexander Maya EXCELENTE...