Claude Monet

Claude Monet es uno de los más visibles exponentes del impresionismo. Conoció a artistas como Bazille, Renoir, Sisley. Viajó a Inglaterra y conoció la obra de William Turner.
5 calificaciones
Comentarios y Preguntas
Contenido

Claude Monet (París, 14 de noviembre de 1840 – Giverny, 5 de diciembre de mil 1926) fue un pintor prolífico que se adelantó incluso a muchos de los artistas de vanguardia del siglo XX.

“La esquina del estudio” (1861) es una pintura en la que, con un academicismo notable y un manejo de la luz bastante correcto, nos muestra el estudio de un artista que, por la época, tuvo que viajar a Argelia para realizar su servicio militar, y que, luego de una enfermedad y su regreso a Francia, se gana la vida realizando caricaturas.

“Desayuno sobre la hierba” es una pintura realizada entre 1865 y 1866. Podemos observar que en el follaje de los distintos árboles simplemente se yuxtaponen unas pinceladas al lado de otras, generando un ritmo muy interesante, ya que se entrevé el cielo y algunas filtraciones de luz. Esto será un tema recurrente en muchos de sus cuadros: El sol filtrándose entre las ramas, iluminando a sus retratados y paisajes.

“Terraza en Sainte Adresse” (1867) posee una ejecución mucho más fina y definida.

En la pintura se observan embarcaciones a lo lejos, muy detalladas y nítidas (al contrario de lo que será su producción posterior), un tratamiento impecable de la luz, y un colorido primer plano (el conjunto floral) contrastando con los grises y azules del fondo (escena marina).

“La cena” (1868) es realizada en un período difícil en la vida de Monet, en la que atraviesa dificultades económicas, se traslada con su familia a otra ciudad menor, e intenta suicidarse. En este cuadro, su pincelada empieza a soltarse mucho más, las sombras son menos definidas y los rostros menos detallados. Monet se vuelve más esquemático, siendo ésta una de sus características trascendentales.

En su pintura “El Támesis bajo Westminster” (1871) observamos su encanto por el movimiento del agua, y es aquí donde empieza a vislumbrarse su talento innato para la realización de pinturas rápidas, que desarrollaba en el mismo lugar de donde tomaba el modelo de la realidad. Por aquellos años conoce la obra de Bazille, de Renoir y de Sisley. Durante la guerra franco-prusiana se refugia en Inglaterra, donde se interesa por la obra del gran pintor William Turner.

De su pintura “Impresión, sol naciente” (1872) el movimiento impresionista toma su nombre, por la rapidez con la que Monet debió pintar el amanecer para no perder el momento en el cual el sol despega de la línea del horizonte. Podemos observar su conclusión en muchas de las pinceladas en los reflejos del agua, teniendo en cuenta que el agua ocupa más del 50% o 60% de la totalidad de la tela.

Un crítico, en la primera exposición de los impresionistas, se refiere de manera despectiva a esta pintura, después de lo cual el grupo toma el nombre de “Los Impresionistas”.

“El puente japonés” (1899) ilustra una temática recurrente en los últimos 30 años de la vida de Claude Monet, pues adquiere una propiedad en una población remota de Francia. Allí, el artista manda a construir su propio jardín y su propio puente francés, un puente arqueado en el cual paseaba y observaba cómo la luz y los reflejos cambiaban constantemente sobre el espejo de agua. Quiso también tener nenúfares, pequeñas plantas acuáticas llenas de flores y colorido, para retratarlas. Ejemplos de esto son sus pinturas de 1904 y 1907, llamadas ambas “Nenúfares”, en las cuales el artista se centra en el reflejo del agua. Se dice que fue el precursor del arte abstracto gracias a estas pinturas, de pinceladas muy sueltas.

“Crepúsculo en Venecia” (1908) es una pintura en la que el contraste es el mayor protagonista. El detalle de la figura pierde interés, al contrario de lo que sucede con el contraste de las pinceladas y el cromatismo que se logra entre los tonos cálidos y fríos.

En cuanto a su autorretrato realizado en el año 1917, no puede pensarse que lo haya dejado inconcluso por accidente, más bien habría sido un acto consciente. En él se retrata con una espesa barba, que lo caracterizó hacia los últimos años de su vida.

“El rosal”, realizada entre 1924 y 1925, es una de sus últimas obras, bastante abstracta, pero con una calidad plástica impresionante. En ella se advierte una despreocupación total por la definición y las formas correctamente realizadas. El cielo es simplemente una masa, un plano de azul desparejo, algo que sus contemporáneos valorarían como Arte Moderno.

En otra variación sobre “El puente japonés en Giverny”, realizada entre 1924 y 1926, se percibe una idea del puente japonés, por su forma curva. Pero lo que claramente vemos es la preocupación de Monet por el cromatismo, y su gusto por las manchas y el ritmo de las pinceladas, lo que le valdría el título de padre del Impresionismo y de muchas corrientes abstractas del siglo XX.

Graciela 2 preguntas (1)- Un automavil circula a 20[m] sobre [s] si recorre una distancia de 50[km] cuanto tiempo tardara .Expresa el resultado en [s] [mn] [hs] (2) - Si un conductor avanza 200[km] en 4[hs] aque velocidad en [m] sobre [s] iba
R-Javier ejercicio n° 1 r:2500 segundos ejercicio n° 2 r: 13.9 m/s
hace 3 meses - Me Gusta (0) | Reportar abuso
Alexander Maya Excelente exposición...
María Eugenia Agudelo Arango Bella presentación histórica de la obra de Monet; didáctica y puntual. Nos deja claro por qué Monet, sigue siendo uno de los grandes en la historia del arte.